Olga Ortega

Me llamo Olga Ortega. Tengo 41 años. Trabajo en el área de analítica de datos en una entidad financiera. Soy de Granada y llevo 20 años vivendo en Madrid.
Llegué a Malasaña más por casualidad que otra cosa hace 10 años, y me he quedado en el barrio. Y vivo sola.

Dinos, ¿cómo fue el primer contacto con LA OSA? Cómo la conociste (si a través de un amigo, un vecino, una charla en 2D, en una feria...), pero sobre todo, ¿qué sentiste al conocer un proyecto como este? ¿Llevabas tiempo buscando algo parecido? ¿No sabías que algo así existía y lo descubriste en ese momento?
Yo conocí a los chicos hace muchos años, cuando no existía, casi, 2decologico. Hacían reparto de grupo de consumo en un local que les prestaba una señora en la calle Dos de Mayo.
Pasé por la puerta, lo vi, y entré a cotillear, básicamente… En esa época, yo ya participaba en otro grupo de consumo que tenía una filosofía un poco diferente, y estuve un par de meses simultaneando los dos para ver cuál de ellos me encajaba más. Finalmente, dejé el otro grupo y me uní a 2D.
Efectivamente, estaba buscando algo como este proyecto y, me gustó, por un lado, la energía que tenían los chicos, y por otro lado el concepto del proyecto me interesaba más.
El proyecto de LA OSA me parece super interesante, y creo que es un paso lógico conociendo la trayectoria desde el principio… ¡y estoy convencida de que va a salir bien!
Hasta que no me presentaron el proyecto de LA OSA, no conocía experiencias como el supermercado cooperativo.

Cómo le explicarías a alguien que no conoce LA OSA cómo es su comunidad, las personas que la componen. ¿Qué valores sientes comunes a todos sus miembros? ¿Y qué valor es el más relevante para ti, o el que más valoras?
Al final para mí LA OSA, es lo que te decía antes, el paso lógico de una cooperativa de formato pequeño, que nos va a permitir escalar a un formato de supermercado, de forma que se pueda llegar a más gente.
Los puntos comunes entre sus miembros, creo que son: el interés de todos por el proyecto y llevar la forma en la que consumes a personas que quieren consumir igual que tú y puedan formarse dentro de la cooperativa.
Quizá, ese es el valor más relevante para mí, que no sea el simple hecho de comprar alimentos ecológicos en un supermercado X, si no que formo parte de algo que va más allá.

Sobre el supermercado actual, 2D (que pronto será LA OSA), ¿Qué sientes que ocurre aquí que nunca ocurriría en otro tipo de supermercado? (Por ejemplo, compartir recetas con un socio mientras espero a que me den mi cesta de la compra, o como hacen en Park Slope Food Coop, mientras espero la cola de la caja me reparten la newsletter en papel para que aproveche el tiempo).
En general, va mucho más allá del mero consumo, poder contar con un espacio para realizar actividades, y participar con trabajo activo en el supermercado creo que hace que el proyecto sea mucho más sostenible en el tiempo, puesto que el concepto de comunidad se va construyendo de una manera mucho más activa y sólida en el tiempo.

¿Cómo sueles participar en LA OSA / 2D? ¿En qué tareas te involucras? ¿Cuáles te gustan más y por qué? Cuéntanos, cómo es la experiencia de participar en un supermercado.
Por mis horarios laborales suelo participar trimestralmente en el reparto a los grupos de consumo. Participar en este reparto te permite, por un lado, charlas con los miembros trabajadores de la cooperativa, que sirven para entender mejor el funcionamiento de la tienda, así como nuevos pasos en el proyecto. Y conocer a otros cooperativistas. Así que en general, para mí es una experiencia muy buena y recomendable.

No es nada común tener que desplazarse de barrio para hacer la compra. ¿Cómo vas a desplazarte desde tu casa hasta el nuevo supermercado en Tetuán? ¿Qué medio de transporte vas a escoger? ¿Cada cuánto vas a comprar? ¿Por qué a ti te compensa este ‘esfuerzo’ que otros ni siquiera se plantean?
La nueva ubicación no es demasiado mala para mí, puesto que está más o menos cerca de la ruta que hago habitualmente para ir al trabajo, es por ello, que utilizaré mi coche particular para ir.
Con respecto a la frecuencia, intentaré mantener una compra semanal, aunque para no será un problema ir algún día más en función de cómo me organice. Por otro lado, me da bastante pena que se vayan de Malasaña, no tanto por la complejidad que me pueda suponer a mí, sino porque es bastante significativo de la situación económica del centro de la ciudad y como cada vez es más difícil mantener iniciativas en Malasaña que sean socialmente responsables y no estén impulsadas por las grandes corporaciones y su facilidad de financiación y gastos.

¿Cómo definirías la palabra cooperación? ¿Qué implica ser parte de un proyecto cooperativo? ¿Con qué términos, acciones, valores lo asocias?
Veo la cooperación desde el ámbito de poder trabajar de forma conjunta por un objetivo común y participar así de un proyecto en el que creo y que me hace especial ilusión. Lo asocio a términos como la solidaridad, el trabajo común y la empatía hacia las diferentes realidades personales que están enmarcadas en el ámbito de este proyecto.

Si tuvieras que definir la experiencia LA OSA en un titular, ¿cuál sería?
Para mí, el #consumecomopiensas es la mejor definición del proyecto.

Publicado en Comunidad y etiquetado .